Categorías

Archivo

Últimos comentarios

No hay comentarios
Los Huesos de Cervantes

Los Huesos de Cervantes

De los restos que pudieran ser de Cervantes (y que no se hayan hecho polvo) se podría hacer un análisis de ADN, pero comparándolo ¿con quién? La hermana de Alcalá reposa en un osario. Su hijo natural de Nápoles, tal vez sea solo una metáfora literaria del Viaje del Parnaso; su otra hija –Isabel- habida con la tabernera casada, tampoco se sabe dónde reposa. Y en fin, la pobre Catalina de Salazar, la esposa abandonada durante tres lustros o más, tiene sus huesos revueltos con los del esposo y no se sabe cuáles son.

Así que los asistentes al corrillo del pregonero se van desilusionados a sus casas. Los que hubieran leído algo de toda esta historia antes de esta historia sabían ya el resultado de todo: Cervantes está enterrado ahí, en las Trinitarias. Encontrar sus huesos, esqueleto y plomos y caries y nariz aguileña y aun una pluma de cisne en un ataúd en el que estuviera vestido con el hábito de la Venerable Orden Terecera, era imposible. ¡Había que hacerlo! me dirán.


Lea el artículo completo en la revista SUBVERSO

22/03/2015 Home 0 779

Deje su comentario

Debe haber iniciado sesión para escribir un comentario.
Continue shopping Compare

has been added to your wishlist.

Continue shopping My wishlists